Ante la crisis, hay que tener imaginación y apostar por la diversificación de la actividad económica del municipio con proyectos de futuro. La empresa Natural Fire de Yecla ha optado por las energías alternativas y ya ha obtenido un reconocimiento internacional. Recientemente, ha sido galardonada con un premio por un sistema que aumenta el rendimiento en la combustión y reduce el tiempo de limpieza de los quemadores de biomasa.

Esta empresa yeclana se dedica a la fabricación de quemadores de biomasa, por lo que ha obtenido el premio a la innovación tecnológica en la Feria Internacional Expo-Bioenergía de Valladolid. La compañía ha desarrollado un novedoso sistema de extracción de parrilla de quemado, por la parte trasera para quemadores de biomasa, lo que hace que el rendimiento en la combustión sea mucho mayor, además de reducir el tiempo en la retirada y limpieza de la ceniza que genera, porque ya no se tiene que desmontar el quemador, y cualquier usuario puede realizar esta tarea.

El gerente de Natural Fire, Perfecto Forte Jiménez, explica que para estos quemadores policombustibles se utilizan huesos de oliva, cáscaras de almendra y de pistachos, y hasta las piñas de los pinos. Unos quemadores que ya se están adaptando a todo tipo de calefacciones industriales y domésticas. Forte argumenta que «un kilogramo de pellet, que es el tipo de biomasa más caro en el mercado, vale sobre 20 céntimos de euros y genera en torno a los 4,5 kilowatios de potencia, y un litro de gasoil para calefacción produce 10 kilowatios de potencia, pero su precio supera el euro por litro, por lo que la diferencia y el ahorro para la misma equivalencia sería de un 60%, que podría ser superior con otras biomasas que son más baratas». Este nuevo sistema de energía alternativa va unido a la cuestión medioambiental, «puesto que la combustión de biomasa no genera gases de efecto invernadero, ni tiene emisiones de CO2, por lo que no contamina ni genera malos olores».

Panaderías.
Forte indica que es en el sector de panaderías en donde más se está utilizando, porque se está consiguiendo un ahorro económico en energía muy importante, que ya supera el 60% con respecto a los combustibles tradicionales como el gasoil. Forte afirma que «una panadería que tiene un consumo mensual de unos 1.400 euros en gasoil, puede obtener un gran ahorro. Este tipo de máquinas se llega a amortizar en muy poco tiempo, de ahí que se esté implantando tan rápidamente en este sector», afirma el empresario yeclano. En estos momentos, una de sus máquinas se va a utilizar en un colegio público de Yecla para reducir los costes económicos de calefacción del centro educativo.

La existencia de biomasa está asegurada también para la propia empresa, porque precisamente en el municipio de Yecla y su comarca existen dos fábricas que se dedican a la elaboración de pellet y al triturado de materia orgánica, como cáscaras de de almendra y de pistachos, huesos de oliva y de piñas de pinos.

La verdad