Postventa On-line

Contacte con nosotros

Si estás interesado en más información sobre nuestros productos, contacta con nosotros y te informaremos.

Contactar

Documentación técnica

⦁ Fichas técnicas de los productos.

⦁ Catálogos y packs de divulgación.

⦁ Manuales de usuario de los equipos.

⦁ Declaraciones de conformidad y marcado CЄ.

⦁ Videos básicos de funcionamiento.

⦁ Manuales técnicos de los equipos.
⦁ Tarifas de precios.
⦁ Videos específicos para instaladores.
⦁ Presentaciones para distribuidores.
⦁ Material digital de ayuda para instaladores. (Tablas de configuración, tablas de pesaje, tablas de ventilación,…)

Consultas frecuentes

Averías y problemas:

⦁ “El quemador me ha dado fallo de encendido.” Por norma general, cuando se produce este fallo es porque transcurrido el tiempo establecido para generar la ignición del combustible, no se ha conseguido generar llama, esto quiere decir que si en el tiempo programado para la ignición, el nivel de llama que detecta la fotocélula o fotorresistencia es inferior al correspondiente cuando se produce una llama en el interior del quemador, finalizado este tiempo el quemador dará el fallo de encendido.

Los motivos pueden ser varios:

⦁ Resistencia de encendido estropeada o defectuosa: La resistencia de encendido es el componente que genera una fuente de calor a alta temperatura para provocar la ignición del combustible. Si no existe esa fuente de calor, es imposible provocar la ignición.

⦁ Falta de combustible.

⦁ Carga de inicio para generar la ignición excesiva o insuficiente.

⦁ Sinfín de alimentación obstruido o bien vacio porque no esté cogiendo correctamente el material de la tolva de alimentación.

⦁ Motorreductor del sinfín de alimentación estropeado o defectuoso.
Acciones a realizar:

⦁ Comprobar que los elementos que componen el equipo trabajan correctamente. Realizar un diagnostico a la maquina.

⦁ Comprobar que existe combustible suficiente para el funcionamiento dentro de la tolva de almacenamiento, así como comprobar que no exista algún tipo de material u objeto que obstaculice la entrada del combustible al sinfín de alimentación.

⦁ Realizar la operación de pesaje en 30 segundos del sinfín de alimentación para comprobar que la configuración del equipo corresponde con el aporte real de combustible del sinfín de alimentación. En muchas situaciones, un cambio de proveedor de combustible puede significar cambios considerables en el combustible y que haya que reconfigurar el equipo para el nuevo combustible.

⦁ Cuando se producen fallos de encendido, otro elemento a tener en cuenta es la fotocélula o fotorresistencia que detecta la luminosidad de la flama cuando se produce una ignición. Podría darse el caso de que la fotorresistencia haya sufrido una sobretemperatura y se haya estropeado o que directamente, deje de funcionar correctamente. En este caso, si la fotorresistencia no detecta la ignición, al cabo de un tiempo determinado, nos dará un fallo de encendido.

⦁ Si se nos presenta esta situación lo primero que tendríamos que identificar es si realmente la fotorresistencia esta estropeada. Para ello tendríamos que extraer dicho elemento de la vaina que lo alberga y mostrarle luz ambiental, en ese momento el controlador nos debería indicar un nivel de luz máximo, entre el 98 y el 100 %. Si no es así, si el valor es muy inferior o no detecta directamente nada de luz, tendríamos que reemplazar el elemento, puesto que sin una lectura adecuada del mismo, el quemador no puede trabajar.

⦁ Alguna vez se nos ha dado el caso de que la fotorresistencia insertada en su correcta posición, en la vaina que tiene para la misma el quemador, no detecta bien la luminosidad, valores muy bajos, pero sin embargo al extraerla y mostrarle luz ambiental, realiza una lectura normal. En este caso se debe revisar el interior del quemador, prestando especial atención a que los orificios practicados en la placa trasera del cañón del quemador, estén libres de residuos procedentes de la combustión o restos de combustible que impidan el paso de luz desde el cañón hacia el cajón trasero del quemador donde está alojada la fotorresistencia. Una vez más, unos malos hábitos de limpieza del quemador, podría provocar un mal funcionamiento del mismo.

⦁ En general, la limpieza es un factor determinante en cualquier equipo de combustión para biomasa. En la combustión de cualquier tipo de biomasa se va a producir una cantidad de residuo o cenizas. Dependiendo del tipo, el porcentaje de cenizas será más elevado o más reducido. Poniendo como ejemplo el pellet de madera certificado, el porcentaje de cenizas sería del orden de 0.5%, este dato nos indicaría que por cada 100 Kg. de este combustible utilizado, vamos a generar unos 500 gramos de cenizas. La mayor parte de esta ceniza se irá depositando en la cámara de combustión donde se aloja el quemador y el resto se irá depositando a lo largo de los diferentes pasos de humos del equipo o sistema donde está instalado el quemador como calderas, hornos, intercambiadores de aire,… El hecho de no realizar la limpieza de este residuo periódicamente desembocará en que la cantidad de residuo en la cámara de combustión impida la correcta combustión del combustible y la obstrucción o emboce del quemador, esto provocaría un fallo en el equipo y la consiguiente parada hasta que no se subsane el problema. Por otra parte, podría reducirse la sección útil de los pasos de humos del equipo de tal manera que se genere una sobrepresión en la cámara de combustión que no sea capaz de vencer la ventilación forzada del quemador y provocar un retroceso de llama por el quemador, con la posibilidad de causar severos daños en la instalación. En definitiva, el no tener un buen hábito de limpiezas del quemador y del equipo donde se instale, hará que la instalación no trabaje adecuadamente, llegando a sufrir paradas inesperadas e incluso otros daños de mayor consideración.

⦁ Cada vez que se cambie de proveedor de combustible, para cualquier tipo como pellet de madera, hueso de aceituna, cascara de almendra, etc., se debería realizar una revisión a la configuración del equipo puesto que aunque sea el mismo tipo de combustible, cada fabricante puede utilizar una materia prima, con unas características y proceso de fabricación diferentes a la de otros fabricantes, que confieren al combustible unas propiedades especificas. Por ejemplo un pellet de madera certificado de un fabricante podría tener un PCI de 5 Kwh/Kg con una densidad aparente de 720 Kg/m³ y en otro fabricante podría tener un PCI de 5,5 Kwh/Kg con una densidad aparente de 620 Kg/m³. Esto se traduciría en que un quemador de 100 Kwh necesitaría una configuración para el primer fabricante de pellet y otra configuración para el segundo fabricante de pellet de madera.

…. Las principal operación de mantenimiento de los equipos es la limpieza del mismo. Un quemador al que periódicamente se le realiza una buena limpieza interior, liberando de residuos cada una de las ranuras practicadas sobre la parrilla de combustión y manteniendo libre de residuos cada una de las aperturas de la cámara interior del cañón, conseguirá quemar mejor el combustible, conseguirá mayor eficiencia y alargará considerablemente la vida útil de ese cañón con respecto el mismo quemador con una limpieza inapropiada o escasa.

…. Otra operación de mantenimiento muy importante sería mantener el ventilador de impulsión de aire limpio y libre de polución. Sobre todo en ambientes con mucha contaminación ambiental se hace imprescindible el mantener dicho equipo limpio para evitar bloqueos, mal funcionamiento y por supuesto alargar la vida útil del mismo.

…. La limpieza del equipo donde se instalen quemadores es otra operación fundamental de mantenimiento. Dependiendo de la potencia del equipo y de las horas de funcionamiento, esta limpieza se deberá practicar con mayor o menor asiduidad, pero es requisito indispensable el mantener el equipo con unas condiciones mínimas de limpieza.

…. En los equipos con sistema de limpieza por parrilla automática es conveniente lubricar con grasa térmica la transmisión por tornillo sinfín que ejecuta el movimiento. Dependiendo del tipo de lubricante habrá que repetir esta operación con mayor o menor frecuencia.

…. Dependiendo del tipo de combustible, se da la situación en que se producen muchos finos del mismo en el interior de la tolva de almacenamiento, es decir, en el caso del pellet de madera, la madera es transformada a prácticamente polvo o partículas muy pequeñas y luego este polvo es compactado para generar la forma cilíndrica que se le otorga a este producto. La resistencia mecánica del cilindro es muy pobre y es habitual que se desgrane o deshaga este cilindro produciendo ese polvo con el que está fabricado. Una elevada acumulación de este polvo en la parte donde el sinfín de alimentación recoge el combustible, podría provocar que no fluya adecuadamente el combustible, por lo tanto, unos aportes de combustible inapropiados o incluso el bloqueo del tornillo sinfín si llega a compactar ese polvo en el interior del mismo.